jueves, diciembre 8, 2022

Etiqueta: nitrógeno

¡(No) Huele a Gas!

¡(No) Huele a Gas!

A finales de los años setenta del siglo pasado, la combinación de la profundidad intelectual y agudeza crítica del Ing. Heberto Castillo, con el sentido del humor y capacidad pedagógica de Eduardo del Río, "Rius"; dio como uno de sus mejores frutos un libro de lectura obligada en esos años (y de relectura en estos): ¡Huele a Gas! (los misterios del gasoducto). En el libro se cuestiona duramente la lógica extractivista que desde el sexenio de José López Portillo ha estado en la base de la política petrolera del país. También lo que el Ingeniero Castillo consideraba el malbaratamiento de nuestra riqueza gasífera, en lugar de utilizarla para impulsar decididamente a la industria petroquímica. De entonces a la fecha, mucho ha cambiado el panorama del gas natural en nuestro país. De ser considerado casi como un mero subproducto de la explotación petrolera, el gas natural se ha convertido en la componente más importante del consumo primario de energía, en el que representa el 48%. En contraste, tras haber alcanzado su pico de producción en el año 2009, con un volumen de 7,031 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd), esta se ha caído hasta los 3,718 mmpcd reportados por Pemex para ...

No hay política de gas natural

No hay política de gas natural

El gas natural es el combustible estratégico de la economía nacional, más que el petróleo y sus derivados. El 63 por ciento de la generación eléctrica es con gas. Todo tipo de industrias lo utilizan como energético o en procesos.   Pemex consume el 70 por ciento de su propia producción de gas en sus yacimientos y plantas. Sus refinerías privilegian la utilización de gas en sus calderas, siendo el gas mucho más eficiente y más económico por unidad calorífica que el combustóleo.   Sin embargo, no existe una política clara que abarque desde el desarrollo de reservas y la producción hasta el suministro y consumo de gas natural, a pesar de que, excluyendo a Pemex, el 90 por ciento del consumo nacional se cubre con gas importado, que por fortuna es muy barato. Se han cancelado proyectos de explotación de gas no asociado al petróleo en la Cuenca de Burgos y frente a las costas de Veracruz.   El gobierno rechaza el fracking como opción clave para producirlo. Y prefiere que excedentes de gas importado en el noroeste del país se exporten a Asia, en vez de que haya más compañías privadas generando energía eléctrica en el país. Quedó ...